martes, 22 de septiembre de 2009

La Casa Swinger

Swingers México| Guía de Clubs SW | Casa Swinger| Reseña | Jardin de adultos
ADVERTENCIA: Hace muchos años que escribimos esta historia. Swingear era algo nuevo y escribíamos Jardín de Adultos como una forma de procesar lo que nos ocurría. Se trataba, en ese entonces, de visiones idealizadas de la realidad donde poetizábamos mundos donde Mariana y yo éramos lo único importante. Después de eso, los lectores empezaron a llegar y, por ventura o desventura, el blog se convirtió en un referente entre exploradores inexpertos sobre la escena swinger mexicana. Gracias. Pero si acabas de llegar a este blog y buscas recomendaciones de lugares liberales en México, nuestra sugerencia es no hacer mucho caso a esta reseña y revisar, en cambio, nuestra guía de clubes eróticos para parejas.

Mariana decidió que el Club de Pedro ya no es una opción, y cada vez es más difícil encontrar lugares para ir a hacer travesuras dentro de la Ciudad.  Por eso aprovechamos que acabábamos de tener una cena coqueta en la Colonia Nápoles, que Mariana estaba linda y que yo me había arreglado para salir.
-¿Probamos Casa Swinger?
-¿Que sabes de ella?
-No gran cosa; que está por acá y que podemos llamar para preguntar?
-Vale

No encontramos a nadie que nos gustara, pero eso no está mal. Mariana, en general, prefiere tener poco contacto con desconocidos. La excitan los sonidos, la cercanía de la desnudez, la falta de pudor. A Mariana le gusta hacer el amor y que la vean. Le gusta gritar y que la escuchen sin tener que contenerse. Pero, en general, no es aficionada a participar con otros.
Cuando bailó Mauro, nos pusimos de buen humor. Es un tipo simpático y se encargaba de mantener a la gente contenta más que a las mujeres calientes. El asunto de los bailarines en los clubes para parejas, suele parecerme cándido. Quien los contrata espera, en un acto de democracia, que las mujeres se exciten como lo hacen los hombres frente a una tanga. Por eso nos cayó bien. Su aproximación a la audiencia tenía mucho más que ver con el ánimo. Bailo, y llamó a su socia. Luego escogieron entre el público, (me pregunto si con acuerdo previo) a una pareja. Tuvieron sexo. Fue bueno, porque fue real, y los gemidos de la voluntaria eran sinceros. No había nada estéticamente formidable. Sólo verdad, y eso yo lo agradezco mucho.
-Subimos ¿no?
Y luego de su propuesta pude ver el vestido corto de Mariana en camino ascendente por la escalera. Encontramos un cuarto donde todavía no había nadie, pero que pronto se llenaría. Se quitó el vestido y lo colgó como si estuviéramos solos en algun lugar conocido. La miré entre las sombras. El corset negro de seda y la milimétrica tanga. Me quité la ropa yo también, y me pareció gracioso estár desnudo sin motivo.Nos acomodamos en una gran colchoneta en el piso pletórica de almohadas. Mientras entraba la gente, mis dedos caminaban hacia las tierras bajas de su espalda. Otros dos se pararon cerca. La vieron con mi sexo en su mano y con la lengua alrededor de mi cuello. Se acostaron cerca de nosotros. Se besaron, se lamieron, se enredaron en sesenta y nueves y otros números más. Mariana y yo jugábamos a las caricias largas, a mi dedo índice y medio mojándose con sus piernas blancas.
Más personas entraban. Yo entraba en Marian de muchas maneras. Entraba por sus ojos de mujer enamorada. Entraba por su coño sediento de mareas. Entraba con los dedos a través de todas las casetas de vigilancia de su cuerpo. Quienes entraban al cuarto en penumbra se hacían sexo oral.  Intervenían con otros. Se mostraban semidesnudos, y gemían alrededor de nosotros. Mariana sobre mí iniciaba su camino largo y placentero hacia la cima, y yo me esforzaba por llegar con más ahínco hasta su sima. Un orgasmo pequeño, y se recargó en mi pecho. La tomé por las nalgas y me empujé de un golpe a su interior. Junto a nosotros, el culo abierto de nuestra compañera de cama se movía impulsado por la lengua de su amante. Mariana me chupó la boca y volvió a emprender el camino de subida. Una vez en la meta, me aseguré de que esta vez, su orgasmo no fuera pequeño. Me encajó las uñas. La oyeron, estoy seguro, por todo el lugar. Me hizo venir con la mano.
Al bajar nos tomamos una copa más, el lugar tiene barra libre y platicamos. La Casa Swinger tiene tres reglas que son de sentido común: No se tolera estado de ebriedad. No se puede subir a los cuartos oscuros con cigarros encendidos o bebidas; y como en todos los lugares SW, "no" significa "no" sin explicaciones ni insistencias. Mariana y yo hubiéramos incluído otra regla que aprendimos en Lynwood: En los cuartos oscuros, no puede haber hombres solos.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues a mí como mujer sí me gusta justamente el que haya hombres solos. Leyendo sobre otros lugares no me es muy atractivo que no haya casi hombres solos. Cuestión de gustos.

Anónimo dijo...

pues la verdad yo difiero con la compañera de arriba, a mi y a mi pareja nos gusta que haya muchas parejas y casa swinger te lo ofrece, ademas de tener dias en que hay muchos hombres solos.
nos gusta mucho casa swinger por que es un lugar bonito y ademas es el primer lugar al que asistimos, lo que si me molesta es que hay un tipo que se parace a german dehesa o a felipe calderon que se nota que ya es un cliente super frecuente del lugar y solo se quiere estar haciendo el gracioso.
les recomiendo casa swinger. bye.

Anónimo dijo...

como puedo llegar me gustaría experimentar cosas nuevas, sexuales, exóticas y divertirme

Anónimo dijo...

Todavia abre xq estuvo clausurada no? Y se la pasa de lujo ahi

Anónimo dijo...

Hola megustsria conocerte gustas?

Anónimo dijo...

Que lugar recomiendss, es cierto que hay uno por la calle de homero

Anónimo dijo...

Otra vez, mucha intolerancia para personas solas. El swingerismo no es exclusivo para parejas. Que uds lo disfruten de esa manera esta bien. Pero no son los dueños del club para decir quien puede estar en un cuarto o quien no puede estar. A muchas mujeres le encanta los gang bangs y para eso se requieren honbres solos.

Diego (siempre con su Mariana) dijo...

Mi querido Anónimo, creo que tienes toda la razón. Nosotros no somos nadie para decidir las políticas de ningún club. Nunca ha sido nuestra intención. Lo que tratamos de hacer en "Jardín de adultos" es plasmar NUESTRA opinión y contar NUESTRA experiencia. Cada quien sabrá lo que hace con la información que encuentre aquí. De hecho, más de una pareja amiga nuestra ha visitado Casa Swinger porque le llamó la atención lo que nosotros dijimos que se podía encontrar ahí. Nuestra idea nunca ha sido imponer nuestro criterio, pero creo que tenemos derecho de decir, en nuestra casa, cómo nos fue en la feria, asumiendo que hay gustos para todo.

LUIS dijo...

hola. amigo me gusto tu opinion sobre este lugar, sw te pidio por favor, hagas visites los holegroly de erotika, y nos compartas atodos,
sus impresiones, si van o ya an ido aun lugar de estos. estaria padre
amigo un saludo y felisitaciones por tu paguina, me esta serviendo de mucho los consejos que aqui ay

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Powered By Blogger · Designed By Seo Blogger Templates